Mil ideas y un parón

octubre 28, 2008

Yvi subió a la torre y se sentó a observar las estrellas. Hacía un frío horrible. Pero las estrellas y el frío ayudan a pensar.

Ser el elegido de las webjinni es difícil. Hay mil ideas, mil proyectos. Tu vida no conoce el reposo, la rutina o la estabilidad. Vives en la maravilla, pero el precio es muy alto. La búsqueda permanente, la insatisfacción permanente.

A Yvi no le quedan fuerzas. Duda ser la persona apropiada. Quizás, si tuviera a su lado a MeiMiao. Pero su deseo viene a ser como meter un beso en una botella y esperar recuperarlo después. Lucha por estar satisfecho con todo lo que tiene, pero no lo consigue. Se siente como si tuviera una mano de póker casi perfecta, pero que no vale nada porque le falta la carta clave, la que da sentido a todo lo demás. MeiMiao.

Así que se va. Por un tiempo. Se lleva sólo a Irene. Ha pedido a las webjinni unas vacaciones. Piensa dejarse perilla, siguiendo la lógica de los quichiwebos, que dice que verse más mayor implica ser más maduro. No volverá hasta ser quien quiere ser. Un pequeño quichiwebo cronópico, eso siempre, pero independiente, seguro y brillante.

Cuando vuelva, y sabe que lo hará, comenzará esta casa su etapa más brillante. Conoceréis nuevos y fascinantes personajes, nuevas y maravillosas aventuras, entradas ingeniosas, tiernas, eróticas, dulces, satíricas, íntimas, surrealistas… Un paso atrás para dar un gran salto hacia delante. A todas y todos os dice que volveremos, pronto. Que no nos olvidéis…

Hasta pronto.

por cierto, feliz divali…


Cuéntame de las estrellas…

octubre 23, 2008

Unos irresponsables han pedido a Yvi que dé una charla para el público general sobre astronomía en su universidad. Desde luego, han conseguido provocarle… MeiMiao quiere que enseñe esas impresionantes imágenes del cielo profundo del Hubble. GongJian, que discuta sobre la construcción de la física a partir de la observación astronómica. RuiXi quiere que explique la evolución del universo, los agujeros negros, qué significa decir que estamos hechos de polvo de estrellas o por qué el cielo es azul de día, rojo al atardecer, negro de noche…

Yvi, abrumado ante la responsabilidad y el exceso de propuestas, se acerca a Irene y le plantea sus cuitas. “¿Qué es lo que te gusta de las estrellas, papá?” Yvi le explica que es difícil entenderlo… que las estrellas son muchas cosas para él, muchas vivencias personales. Que ha contado historias maravillosas a muchachitas mientras observaban juntos el cielo. Que se ha extasiado al comprender el movimiento de los engranajes de las ruedas cósmicas. Que se siente más unido al universo cuando le produce placer visual y placer intelectual. Muchas cosas. Entonces saca una imagen y se la enseña…

“Es lindo, ¿no Irene? Es una explosión estelar, reflejada en el polvo que la rodea. O eso creemos que es. Pero, ¿a ti no te parece que hay algo vivo ahí dentro, algo que se mueve? Algo inquietante, en cualquier caso. Puedo mirar esa imagen sin parar, y mil pensamientos acuden a mi mente. Las estrellas nos han dado la inteligencia, y nosotros les hemos proyectado nuestra imaginación.”

Irene asiente pero, siendo como es una tierna infante, decide que quiere nutrición del cuerpo antes que nutrición del alma, y así lo requiere. Yvi se plantea si tiene tema para la charla…


Vuela

octubre 21, 2008

Algunos días, simplemente ocurre. Necesito buscar un espacio abierto, con una amplia vista del cielo. No es el calendario quien me dicta, es una intuición, una presencia, una sombra, un leve cosquilleo. Siempre acierto con el lugar apropiado, aunque nunca sé por qué o cómo lo hago. Tampoco me lo pregunto. Al llegar me siento, espero, y aparece.

¿Me ve ella? Sí, supongo que sí, siempre hay algún movimiento innecesario, alguna pirueta de más, que me hace pensar que se demora en su paso. Su vuelo es grácil, ha aprendido mucho desde nuestros primeros planeos juntos. Pero de eso hace tanto tiempo que parece más mito que verdad. Suele volar sola, aunque sé que nunca se siente sola, ella es así.

¿Piensa en mí alguna vez? ¿Recuerda aquellos primeros saltitos desmañados? ¿Sonríe, entonces? Quizás, con una sonrisa teñida, de un matiz triste. Parecida a la mía, seguramente.

Aún le cuelga una hebra de hilo. Pero no le molesta para volar.


The Jebwinni’s glob

octubre 20, 2008

Arrastrándose por la web, MeiMiao ha encontrado un glob curiosísimo. Se trata de un pringao que afirma llamarse Ivy (¿hiedra?) y se ha inventado unos bichitos que llama las jebwinni, unas duendes medio salidas, gamberras y provocadoras, que le traen por el camino de la amargura. En este glob, el tal Ivy habla de lo que se le antoja, igual son tontas paradojas que poesía (nunca suya, por suerte), cuentos (suyos, por desgracia), despotricamiento contra el amor y sus secuelas, futiles intentos de explicar física y otros temas paranoides varios. Las webjinni, que sí son reales, tienen pensado hacerle cosquillas hasta que se muera de la risa. Ea.

Podéis visitarlo en http://jebwinni.wordpress.com. Hacedlo y echaos unas risas, anda…


¿Y tú me lo preguntas?

octubre 17, 2008

Irene llegó gateando hasta los pies de Yvi (sí, sí, la muchachita avanza rápido; y sí, sí, es la alimentación). Yvi la cogió en brazos.

— Papá, sigo sin entender qué es la poesía.

— ¿Y tú me lo preguntas? Hehehe… Ehm… no me mires así, preciosa, algún día te hará gracia…

Pero Irene sólo le mira con ojos pletóricos de cariño y resignación.

— Papá… Sí, sí, sé que me has enseñado muchos poemas. Algunos, sublimes; otros, espantosos. Nunca mediocres. Pero, ¿tienen que hablar siempre de cosas tan extrañas?

— No sé que decirte… ¿De qué cosas hablan los poemas? ¿De tristes princesas con bocas de fresa? A veces. ¿De amores imposibles? Sip. ¿De púberes canéforas? En ocasiones. ¿De pajarillos del campo? Eso dicen. ¿De doncellas muertas? Sin duda. ¿De enhiestos surtidores? Aha.

“Ahora, por favor, olvida por un rato a san Google –patrón de quien halla lo que no busca–, y dime de qué crees que habla este poema…

Sí. Cuando quiera yo
la soltaré. Está presa
aquí arriba, invisible.
Yo la veo en su claro
castillo de cristal, y la vigilan
–cien mil lanzas– los rayos
–cien mil rayos– del sol. Pero de noche,
cerradas las ventanas
para que no la vean
–guiñadores espías– las estrellas,
la soltaré. (Apretar un botón.)
Caerá toda de arriba
a besarme, a envolverme
de bendición, de claro, de amor, pura.
En el cuarto ella y yo no más, amantes
eternos, ella mi iluminadora
musa dócil en contra
de secretos en masa de la noche,
–afuera–
descifraremos formas leves, signos,
perseguidos en mares de blancura
por mí, por ella, artificial princesa,
amada electrónica.

— No sé… ¿Hadas? ¿Emanaciones celestes? ¿Experiencias semi-místicas? ¿Princesas con boca de fresa que saltan desde rascacielos? No sé…

— Pues piensa, piensa… Pero, antes de pensar, léela otra vez…

(Con agradecimientos a mdl…)


Será una sorpresa

octubre 14, 2008

MeiMiao llegó a casa muy contenta aquella tarde.

— ¡Tengo una paradoja estupenda!

A MeiMiao le gustan las paradojas. MeiMiao aborrece la razón, así que le gusta cuando se da de tortas a sí misma. Ah, y sólo le gustan las paradojas que no tienen solución.

— Veréis. Un juez está dictando sentencia. Dice: “El prisionero es condenado a la pena capital. Será ejectuado un día del próximo mes de junio. Al amanecer de ese día, el prisionero no sabrá que ése es el día de su ejecución. De esta manera, su ejecución será una sorpresa para él.”

— Pues vaya juez pervertido –dijo Yvi.

— De todo hay en la viña del señor –dijo MeiMiao–. Pero mira ahora al condenado. Comienza a reírse como un loco. El juez le pregunta cuál es la causa de su alegría. Y el prisionero replica: “¡No seré ejecutado!”. El juez le pregunta de dónde saca esa idea y escucha este discurso:

“Veamos. El día 30 no puedo ser ejectuado. La razón es simple: si amanezco ese día, sabré que es el día de mi ejecución, así que no será una sorpresa. Tachemos, por tanto, el día 30 del calendario. Pero, por la misma razón, ¡no se me puede ejecutar el 29! Sé que el día 30 no puede ser, así que, si veo salir el sol el día 29, sé que el único día posible sería éste, y ya tampoco sería una sorpresa. Excluidos estos dos días, el último factible sería el 28, pero por la misma razón ya no puede ser. ¡Y así, hasta llegar al día 1! ¡gwha, ha, ha!” (risa malévola)

— El juez meneó la cabeza con resignación, y agitó su justiciera mano derecha para pedir al alguacil que se llevara al prisionero. Efectivamente, el prisionero fue ejectuado el día 8 de junio. Y fue una sorpresa. ¿Dónde fallaba su razonamiento?

Yvi se la quedó mirando y pensaba: el día que te quedes a dormir, ése dia será una sorpresa…


Glaugnea

octubre 13, 2008

Combate la extinción de lenguajes: ¡Inventa uno nuevo!

Anónimo, pero muy listo

Presenciamos una discusión entre GongJian y F.I. Listeo, un conocido provocador…

— ¿De dónde viene la estúpida manía de Yvi de inventar su propio lenguaje?

— A ver, F.I., Los lenguajes humanos no están grabados en piedra. Evolucionan. Normalmente llevados por vericuetos extraños, por caminos tortuosos. Un ejemplo que le gusta poner a J.A. Marina: la palabra hígado, en castellano, no proviene ni del latín (iecur) ni del griego (hepatos). ¿Entonces? Entonces, había un plato muy popular en aquellos tiempos remotos, llamado iecur fegatum, es decir: hígado con higos. De ese nombre es como nos llegó el fegatum que se convirtió en hígado…

— Pero ésa es la evolución natural de un lenguaje…

— ¿Y qué hay de malo en avanzar por esos caminos de manera consciente y creativa?

— Pero, ¿qué busca? ¿inventar un esperanto?

— ¡No! Es una labor de creatividad, no un intento de imponer algo a la humanidad. Tolkien lo llamaba glosopoiesis, que suena genial (y sólo significa creación de lenguas). Te pongo un ejemplo. Un poeta, llamado Michael Helsem, inventó un lenguaje muy personal, que llamó glaugnea.

— ¿Y qué tiene de tan especial?

— Su léxico. Tiene lexicalizadas ideas y expresiones que no son comunes en ningún lenguaje humano. Son las ideas que a Helsem le parecían interestantes y divertidas.

— ¿Por ejemplo?

— Por ejemplo, delk es un verbo que significa pensar algo ingenioso y callártelo, alguien folps cuando le vuelve su acento materno en situaciones difíciles. Un skapsy es un fraude bien conocido, pero al que todos tenemos cariño (los reyes magos, las elecciones…) Sufres un shmang cuando eres golpeado por el rebote de tus propios actos. Si estás juckow, estás cansado, pero feliz.

— Pero has demostrado que todas esas cosas se pueden expresar en castellano.

— Sí, se pueden expresar, pero usando una perífrasis verbal, o una expresión compleja. No es lo mismo cuando existe una única palabra, es decir, cuando el concepto está lexicalizado.

— ¿Por qué?

— ¿No has oído hablar de la hipótesis de Shapir-Whorf?

— No.

— Bueno, en el ejemplo más trivial, los esquimales tienen unas treinta palabras para designar distintos tipos de nieve.

— Normal, y nosotros otras treinta para designar diferentes tipos de vehículos a motor.

— La idea de Shapir y Whorf es que la infraestructura de tu pensamiento es tu lenguaje. Si tienes treinta palabras para tipos de nieve, razonarás con facilidad sobre paseos sobre icebergs. Si tienes treinta palabras para vehículos a motor, razonarás con facilidad sobre cómo cruzar Manhattan.

— No lo sé, supongo que tiene sentido.

— Bueno, el vocabulario del glaugnea nos da nuevos términos lexicalizados, términos que, si los interiorizamos, aparecerán en nuestros razonamientos con más facilidad.

— La pregunta es, ¿quién decide qué términos debiéramos internalizar?

— Bueno, a veces es evolución social natural, otras veces son intelectuales que lo hacen de manera semi-consciente. Te sorprendería saber cuántos términos de uso corriente provienen de creaciones intencionales y luego la sociedad las ha aceptado. Pero la hipótesis de Shapir-Whorf fuerte dice más aún: también la gramática nos condiciona. Eso quiere decir que una persona habituada a un tipo de gramática tendrá una lógica diferente que otra cuyo lenguaje materno tenga una gramática muy diferente.

— Eso sí que no me lo creo.

(Y la conversación continuaba, pero Yvi se vio distraido por Irene, que lloraba. Ser mpapmá tiene estas cosas…)

Citando al maestro… con todas las lenguas se pueden hacer cosas bonitas…