Estrategias para mejor ligar (CyR, parte II)

febrero 25, 2009

Se dice, tradicionalmente, que las mujeres eligen. ¿Es cierto? El sorprendente Dr. Sexonius ha focalizado en tiempos recientes su impresionante intelecto en este problema, y ha llegado a muy destacables conclusiones.

Restrinjámonos a los roles tradicionales: ellos cortejan, ellas eligen entre los cortejadores. Tomemos una discoteca, N hombres y N mujeres. Volver a casa solo esa noche, por alguna razón, no es una opción. Cada una de las personas clasifica inmediatamente a todas las personas del sexo opuesto presentes en la sala, y comienza el galanteo. Cada uno de ellos se acerca a la primera muchacha de su lista y comienza a charlar con ella. Cada dama cortejada elige, de entre los cortejadores, el que más alto está en su propia lista. Así que, tras este round, quedarán muchos caballeros rechazados y muchas damas a las que no se acercó nadie. Entonces, los caballeros sin pareja se aproximan a la segunda muchacha de su lista, independentemente de que esté con alguien o no (al fin y al cabo, están sólo charlando!). Si la dama está sola, comenzarán a charlar. Si la dama está acompañada, evaluará a los dos pretendientes, el antiguo y el nuevo, y se queda con el mejor. La ronda continúa hasta que todo el mundo está emparejado. Sobre qué ocurre entonces, el pudor me impide hablar.

[[Nota pedante: En matemáticas esto se conoce con el Stable Marriage Problem]]

El Dr. Sexonius realizó experimentos en veinticinco discotecas de Chueca, y creyó haber dado con un importante hallazgo científico y dio palmas con las orejas hasta que yvi le explicó que los resultados estaban notablemente sesgados. Luego repitió en Huertas, y sus conclusiones se publicaron en un Hookup Review Letters de mayo de 2008 con el título Passive and active flirting roles and their efficiency outcomes.

gentlemen_prefer_blondes_movie_trailer_screenshot_34

Voici la pregunta: ¿cuál de las dos estrategias creéis que es más eficiente? Es decir: ¿quién creéis que se queda al final con mejor pareja en general, los hombres o las mujeres? Y, por tanto: ¿es mejor esperar a que te entren, o entrar tú?


Ciencia y romance (parte I)

febrero 23, 2009

Otro protegido de las webjinni es el profesor Dr. Sexonius, de cuya biografía y carrera científica hablaremos en otro momento. Recientemente ha publicado en el Journal of Romance Science un sesudo artículo de doscientas cuarenta y seis páginas titulado Thumb position in romantic strolls and gender bias: debunking the myths. En él utiliza antiguos datos experimentales obtenidos por yvi y mdl para estudiar el viejo problema: cuando una parejita va cogida de la mano, ¿quién lleva el pulgar por fuera? La evidencia dice claramente: ellas, en un porcentaje alarmante de los casos.

Primero: observad a vuestro alrededor, o llevad a cabo (si osáis) experimentos con vuestras propias manos. ¿Hay algo en los genes masculinos y femeninos que haga que ellas prefieran llevar el pulgar por fuera? La respuesta dada por el Dr. Sexonius es tremendamente curiosa, un ejemplo de cómo la ciencia y el ingenio pueden clarificar el siempre confuso tema del romance… La daré cuando haya unos cuantos comentarios.


Miscellanea

febrero 17, 2009

1.- Ya sé, ya sé, uso el término miscellanea con demasiada frecuencia. Esto no es un verdadero post, sólo para que no penséis que me fui.

2.- Aún no podemos volcar nuestro democrático peso sobre el vídeo de Mme Beus, porque los de youtube son unos [censored] [censored] [again censored]. En cuanto se resuelva, os lo comunicaremos.

3.- Me ha encantado el corazángulo de Sierpiński. Ojalá…

4.- Por cierto, qué poca indignación ha provocado el despiadado ataque al amor… ¿Cuántos de vosotros estáis enamorad@s y sois felices? Voy a iniciar un grupo en facebook: “Por la declaración del enamoramiento como enfermedad en el manual Merck“.

5.- There are no alligators in Sesame street…! You see, Bart, I do a good job, isn’t it?


Adversus Amorem

febrero 12, 2009

(Extracto del Libro de las Cinco Flores, 五花书, escrito probablemente durante la dinastía Han por un monje borracho que quizás lo copiara del Panchapushp ki Kitab, पांच पुष्प की किताब, compilado a partir de historias galantes de la corte de Jaipur por una cortesana de nombre desconocido, imitando el estilo del Amor magna stultitia est, texto satírico que gozó de gran popularidad en los burdeles del Lacio durante el reinado de Heliogábalo. Y si habéis aguantado todo este rollo es que esperáis mucho de este blog… 😉 )

Intrigante pequeño diablo avaricioso, que te apropias de todo lo que es hermoso ensuciándolo con tus torpes garras. Transformas la amistad, suave sentimiento de comunión, en ansiedad del encuentro, miedo a la pérdida, obsesión con la posesión. Encadenas a ti el sexo, hermoso regalo que los dioses nos dieron a cambio de la inmortalidad, pues quien lo ha probado obnubilado por tus vapores ya no lo desea sin ellos. Nos robas la seguridad, nos inoculas el pérfido virus de los celos y el pánico a la soledad. ¿Quién te dio ese derecho, quién?

Eres falsario, pues con falsas promesas te metes en nuestra vida. Muestras una felicidad más allá de toda medida [que parece reservada a los dioses]. Haces a quien tocas sentirse especial y único. Vuelcas tal intensidad y significado en pequeños detalles, una mirada, una palabra, un roce. Agitas el alma con la ilusión más perniciosa, la de que, de entre toda la vasta humanidad, frigios, partos, medos, escitas, cirenaicos, lacedemonios, tirios o troyanos, hay una persona, y sólo una, cuyo destino está enlazado con el tuyo de manera inextricable, que será quien mantenga tu alma en un estado de perpetuo arrobo, te comprenda, te fascine, te consuele, te acune, te excite, te acompañe, te realice, te divierta, te acaricie, te lleve al cielo cada noche y haga contigo su camino por el día.

Eres diestro en las artes del teatro, pues logras siempre montar la representación maravillosa durante el tiempo suficiente como para que el alma te otorgue el derecho de entrada en sus más íntimos aposentos. Y cuando ya eres dueña de sus secretos y sus pasiones, disipas la ilusión en humo y sombras. Encantas el mundo para luego desencantarlo, dejándolo mucho más pobre a nuestros ojos de lo que nunca fue […]

¿Quién requirió tu falsa magia? ¿Quién te dio entrada en el mundo? Invoco a los demonios que aún recuerdan que fueron humanos para que te destruyan, que aniquilen tu memoria, que logren que jamás hayas sido, para que la felicidad [vuelva a ser] sea posible y la vida extraiga su magia propia…



Miscellanea

febrero 9, 2009
  • El nombre finalmente elegido para mi flamante ultraportátil fue… Sumomo. (Hay quien lo ha rebautizado como… ehm… dejemos eso.) Sumomo es un persocom chiquitito de la serie de anime Chobits. Irene la adora. Aquí la tenéis:sumomo
  • Respecto a los pestigri… pestigri… Respecto a los famosos premios “Patáfora 2009, más allá del sentido común”, el jurado, compuesto por los espíritus de Lewis Carroll, Ramón Gómez de la Serna y Julio Cortázar, ha decidido que les han gustado todas y que se van de copas con el dinero.
  • ¿Quién se esconde tras esta máscara? Es ella, la ínclita, la maravillosa, la de la digitación vertiginosa. Es la primera vez que youtube me hace sentir así de bien…
  • Seguid leyendo, mis queridas y queridos filibusteros de la red. Dentro de nuestra exploración de los géneros literarios exóticos, hoy nos dedicamos a la pseudobiografía instructiva… Igual deberíamos convocar otro concurso… 😉

Tchaikivsky

febrero 9, 2009

(de la Guía de Personajes Ilustres Justamente Olvidados)

De entre los compositores rusos del siglo XIX, es posiblemente Ivan Piotrovich Tchaikivsky el que más injustamente ha sido tratado por la ciencia musicológica. Ivan Piotrovich supo combinar con maestría sus profundos conocimientos teóricos, obtenidos en el coro del Cotolengo de Santa Eduvigis, con la rica tradición cultural de su pueblecito, Zhnigovodni-Tchangolotinov, en todo el medio de Siberia.

Ivan Pietrovich estrenó en 1875, en el teatro de su pueblecito natal, su primer ballet: “La charca de los patos“.  La recepción por parte de los rudos campesinos siberianos no fue tan cálida como él esperaba. Le untaron con pez y plumas y le colgaron de un poste para que se le comieran los osos. De tan amargo destino fue salvado por un joven de la capital que, buscando inspiración, pasaba por aquel pequeño pueblo. El joven se llamaba Piotr Ivanovich Tchaikovsky y, a su vuelta a Moscú, obsesionado con la melodía y las ajustadas mallas y los saltitos de los bailarines, decidió olvidar sus prejuicios de clase y publicar la obra escuchada mejorando sensiblemente el título, que pasó a ser “El lago de los cisnes“.

La carrera de Tchaikovsky despegó. Todos los años se acercaba al pequeño pueblo de… bueno, el pueblecito de Tchaikivsky, para recabar la inspiración que tanto necesitaba. Las obras de su amigo eran buenas, pero sus títulos eran, cuando menos, poco afortunados. Así, la onírica historia de una niña que recibe un muñeco de regalo, que resulta ser un príncipe que le lleva a un país mágico recibió el banal nombre de “La prensa para ajos“. Piotr Ivanovich, de regreso a la civilización, lo rebautizó como “El cascanueces“, en la misma línea pero con más glamour. De la misma forma, “La linda moza que roncaba” se convirtió en “La bella durmiente“, y la “Extravagancia eslovaca” se estrenó como el “Capriccio italiano“.

La única idea que surgió realmente de Tchaikovsky fue la de incluir cañones de verdad en la obertura de 1812. Desafortunadamente, tan esclarecedoras revelaciones no pueden ser probadas fehacientemente dado que los originales textos de Tchaikivsky se han perdido. De hecho, he sido yo quien los perdió. Juraría que los tenía por aquí, igual me los he dejado en el metro. Si alguien los encuentra, son unos papeles viejos, en ruso y con notas musicales, favor de dejar un comentario, ¿eih?