100011

agosto 30, 2008

100011 ó 23h, la entrada fue linda y no se esperan cambios sustanciales hasta el millón… (sí, de acuerdo, he sucumbido a ciertas tendencias crípticas, pero un poco de matemáticas y daréis con ello)

Hoy no hay post. Bueno, sí lo hay, porque algo estáis leyendo. Supongo que la frase se puede leer a varios niveles. Leedla como os apetezca. Je, como si hubiera otra forma… Ya estoy desvariando… 🙂

El lunes, si no incurro antes en la ira de los dioses, se inaugura la nueva andadura de este bosque, con más pasión, más acción y más turbación que nunca… Las webjinni se adueñarán de mis dedos una vez más, y les harán bailar sobre el teclado indecentes ritmos tropicales… ¡Ay, madre, si es que no aguanto la espera! Calma, corazón…

Anuncios

Crisis, weiji

agosto 27, 2008

He aquí la palabra china para crisis (gracias, noema!):

El carácter de la izquierda es wēi, significa “peligro”. El de la derecha es jī. Su traducción es más difícil, pero uno de sus significados es “oportunidad”. De manera que, podríamos establecer la ecuación tentativa: crisis = peligro + oportunidad.

((Primero, un disclaimer, para que los sinólogos no me ejecuten. que ésa no es la etimología correcta del término -ver, por ejemplo, aquí. Un día daremos un curso de lengua china para principiantes, y explicaremos esto. Pero ahora, eso no importa. Se non è vero, è ben trovato. Si no es cierto, merece serlo.))

Kuhn, hablando de historia de la ciencia, hablaba de periodos ordinarios y extraordinarios. En los primeros, está claro qué es lo que hay que hacer. En los últimos, estamos perdidos. No hay programa, no hay guía. Es cuando nuestras decisiones importan, cuando estamos cerca de ser libres.

Asumámoslo: la mayor parte del tiempo no tomamos decisiones. La vida viene rodada. Los escasos momentos de crisis son aquéllos en los que nos vemos empujados a un cruce de caminos, normalmente contra nuestra voluntad. Mucho cuidado al identificar estos momentos: quizás no tuviste que tomar ninguna decisión cuando elegiste carrera, o cuando elegiste pareja. Quizás no fueron crisis, sino periodos ordinarios, donde los acontecimientos venían encadenados.

Cambio no es lo mismo que crisis. En la mayoría de ellos no tenemos arte ni parte, nos vienen dados. Si existe el libre albedrío, está concentrado en los momentos de crisis. En en ellos donde podemos elegir, y normalmente entre pocas opciones (si os recuerda a la medición en mecánica cuántica, me parece muy bien).

Los dioses otorgan crisis a los que quieren y a los que odian, que son un único grupo de gente. Nunca a los que desprecian. Yo quiero una crisis, please.

(dedicado a Alice y a Λ, they know why)


Onacirema

agosto 23, 2008

Encontré este texto en un libro de antropología… Se trata de un pueblo llamado los onacirema. Cuando haya algunos comentarios, añadiré algo sobre ellos que os va a sorprender *mucho* más. Son un grupo social realmente fascinante…

La creencia fundamental que subyace a todo el sistema social onacirema es que el cuerpo humano es feo y que su tendencia natural es hacia el debilitamiento y la enfermedad. Encarcelado en este cuerpo, la única esperanza del hombre es poder apartarse de estas características mediante el uso de las poderosas influencias del ritual y la ceremonia. Cada hogar tiene uno o más altares dedicados a este fin (…). El lugar central del altar lo ocupa una caja o cofre construido en la pared. En este cofre se guardan numerosos amuletos y pociones mágicas sin los que ningún nativo cree poder sobrevivir. Estas preparaciones las elaboran diversos especialistas. Los más poderosos son los curanderos, cuya asistencia debe recompensarse con múltiples regalos. Sin embargo, estos curanderos no proporcionan las pociones curativas a sus clientes, sino que deciden sobre los ingredientes y luego los escriben en una lengua antigua y secreta. Esta escritura la comprenden únicamente los curanderos y los herbolarios, quienes, a cambio de otro regalo proporcionan los amuletos necesarios (…)

Los Onacirema sienten al mismo tiempo un horror casi patológico y una fascinación por la boca, cuya condición se cree que tiene una influencia sobrenatural en todas las relaciones sociales. Si no fuera por todos los rituales de la boca creen que se les caerían los dientes, que sus encías sangrarían, que las mandíbulas se reducirían, que sus amigos les abandonarían y que sus amantes les rechazarían. Creen también que existe una fuerte relación entre las características orales y morales. Por ejemplo, existe una ablución ritual de la boca de los niños que se supone mejora su fibra moral. El ritual corporal cotidiano general incluye un rito bucal. Además de ser sumamente puntillosos con el cuidado de la boca, este rito conlleva una práctica que resulta repulsiva para el no iniciado. Se cuenta que el ritual consiste en insertar una pequeña brocha de pelo de perro en la boca, junto con ciertos polvos mágicos, y en mover dicha brocha con una serie de gestos rituales.


Rastros de carmín

agosto 21, 2008

No puedo mirarme sin ver los distintos rastros de carmín que dibujan mi rostro, que dicen quién soy. Otras gentes me visten, las mujeres me hacen. Las admiro y las deseo, ansío la diferencia y me quiero fundir con ella. Mil veces quiero ser una lesbiana con pene pero, entonces, sin la fuerza de la diferencia, ¿quién sería?

(grande, Lennon)

¿Realmente la hay, la diferencia? ¿No estoy infinitamente más lejos, realmente, del hombre típico que de flor, noema, rqld, Λ, SW…? ¿Qué hay en la experiencia de las mujeres, pequeñas y grandes mil cosas, cultura y biología, que hacen que la vida sin ellas sea anodina y gris? ¿Y cuáles de esas cosas son valores a los que los hombres también deberíamos aspirar?

Ayer dije a dmrt que podía imaginar la vida sin sexo, pero no sin mujeres. Luego me di cuenta de que había dicho una inmensa tontería, pues… ¿no tenemos sexo con ellas al mirarlas, al hablar? ¿Es la cama el lugar donde más cerca me he sentido de una mujer? Hm…

Ya sé, en mi bosque se pueden encontrar últimamente más preguntas que respuestas. Supongo que eso quiere decir que me volveré a matricular en filosofía… 😉

Termino con un anuncio que he encontrado por ahí, publicado en la televisión chilena. Como no tengo tele no sé si aquí también salió. Disfrutadlo.


Ellas me enseñan todo…

agosto 19, 2008

Λ, ahora exiliada en el mundo submarino, me trajo unas mascotas desde la lejana Patagonia -cerca del lugar que la vio nacer…

Rqld, retornada de la Isla de Serendib (de ahí el término serendipia), me ha traído mis primeras palabras en sinhala, la lengua de los atrapadores de leones. No creo que llegue a hablarlo como un nativo, pero quiero aprender el alfabeto:

¿Podréis averiguar de qué idioma se trata? Yo he tenido alguna sorpresa, como saber que provienen de él las palabras anaconda y beri-beri… Es cierto que me encantan los idiomas, pero me encantan mucho más cuando los aprendo de una mujer. El hindi lo aprendí con flor, Irene me ayudó con el alemán, Mlle Hélène con el francés, Angio con el italiano…

Bueno, para terminar este desvarío… Éste era el cartel que adornaba la puerta de mi despacho en Trieste. ¿Os atrevéis a intentar reconocer los cuatro idiomas?


Erotismo geek y otras petisoperías

agosto 18, 2008

En cuanto llegue septiembre comenzará la nueva andadura del blog, con una campaña espectacular de lanzamiento en los media, gala benéfica, reparto de flyers por la calle y la contribución de firmas famosas. Hasta entonces, seguimos desvariando…

Prometí antes de la odisea escocesa una discusión sobre erotismo geek. Supongo que debo empezar disculpándome por no usar un término castellano. Pero, lo siento, creo que no lo hay. Un/a geek es una persona que ama, realmente, algún campo de la cultura, más allá de lo socialmente aceptable. Hay geeks de los ordenadores, cómics, juegos de rol, teatro, filosofía, matemáticas, poesía… Un geek, por ejemplo, es posible que use multiplicadores de Lagrange para encontrar el tamaño óptimo de la olla en la que preparar un asado… (y el asado en cuestión estará de muerte, of course). Un geek puede decir: “Paco es el Cernuda de nuestro grupo”, y esperar comprensión de su grupo de amigos geeks… Ah. Me opongo visceral e irracionalmente a cualquier intento de castellanizar el término. (Dejo el tema de la diferencia entre geek y friki para discusión futura).

Al igual que La ley de Los Ángeles descubrió el erotismo de la abogacía (quién lo hubiera dicho) y Urgencias el de la casta hipocrática, comienzan a aparecer medios que nos recuerdan que los y las geeks también tienen sex-appeal. Combatamos el aspecto del tío de la tienda de cómics de los Simpson… Un ejemplo, Cecilia:

Dios mío, el encanto de una muchachita geek, sea del campo que sea!! Y en PHD comics la han sabido reflejar como nadie. ¿Qué decir de esta otra visión de Cecilia?

Uff… es que me pongo malo! En cuanto a los chicos… he de reconocer que se ha hecho menos. Tenemos, por supuesto, maravillas como the IT Crowd, Moss y el fuego (está en inglés, pero haced un esfuerzo, caramba!)

Chicas, ¿tiene Moss encanto? ¿algo se despierta en vuestro interior? Veamos otro ejemplo: The Big Bang theory

Leonard (el de las gafitas) al menos es tierno, pero Sheldon (el alto) es simplemente insoportable… Así que desde aquí hago un llamamiento a todos los geeks del mundo, varones, hembras, indefinidos o demasiado definidos, para cambiar el estereotipo y demostrar que, realmente, la inteligencia es la mejor manera de provocar deseo…

Espero vuestras ideas…

PD: En breve, más desvaríos con chulísimo material de lambda, recién llegado de la Patagonia…


Queriendo querer

agosto 14, 2008

Una gran amiga me dijo recientemente que le encantaría que le gustaran el café y las manzanas. No a la vez, claro está. Quiero decir que le gustaría verse en un grupo de amigos con un café en la mano pero, desgraciadamente, no se lo bebería. Y le encanta el sonido al morder una manzana pero, desgraciadamente, luego no le gusta su sabor…

Otro ejemplo, aparentemente no relacionado. Hace muchos muchos años, en una ciudad alejada del mar, daba yo una charla de algo que tenía que ver con física. Alguien me hizo una pregunta, que yo no oí bien. Así que otro alguien me la tradujo, y su traducción sonaba algo así como “Te ha preguntado, en realidad, si la hermenéutica epistemológica aristotélica no trastrueca la ontología peripatética, en virtud de la apodíctica dogmática de los diálogos socráticos”. El primer alguien, antes de que yo hubiera terminado de procesar la frase, agregó: “Ojalá fuera esa mi duda, tío, pero en realidad es mi pregunta es mucho más simple: ¿de dónde sale ese 2?”

A mí me gustaría que me gustara el jazz. Lo mío es más fácil, creo. Me canso tras quince minutos de improvisación en una jam, pero creo que se debe a mi falta de conocimiento.

Está el yo real y el yo que me gustaría ser, el super-yo. El super-yo nos caracteriza más que el yo. Citando a Rob, de Alta Fidelidad, son tus gustos lo que más te define. Pero, ¿tus gustos reales, o lo que te gustaría que te gustase? ¿No es cierto que hacemos muchas cosas que nos gustaría que nos gustasen, sin gustarnos realmente? ¿Qué significa eso, en realidad?

A ver. Llegas a casa cansado/a. Te gustaría que te gustase leer un libro, pero te pones un capítulo de Friends en el ordenador. ¿Quiere eso decir que no te gusta leer?

Una mujer quiere querer a un hombre. ¿Es eso diferente de quererle de verdad?

Buff… Espero vuestras ideas.

Por cierto, volviendo a Friends, cierta vez Joey duda de su capacidad para comprometerse con una mujer. Chandler le dice: Joey, espero que algún día, cuando aparezca la mujer de tu vida, puedas mirarle a los ojos y decirle… “Estoy casado”.