Tchaikivsky

(de la Guía de Personajes Ilustres Justamente Olvidados)

De entre los compositores rusos del siglo XIX, es posiblemente Ivan Piotrovich Tchaikivsky el que más injustamente ha sido tratado por la ciencia musicológica. Ivan Piotrovich supo combinar con maestría sus profundos conocimientos teóricos, obtenidos en el coro del Cotolengo de Santa Eduvigis, con la rica tradición cultural de su pueblecito, Zhnigovodni-Tchangolotinov, en todo el medio de Siberia.

Ivan Pietrovich estrenó en 1875, en el teatro de su pueblecito natal, su primer ballet: “La charca de los patos“.  La recepción por parte de los rudos campesinos siberianos no fue tan cálida como él esperaba. Le untaron con pez y plumas y le colgaron de un poste para que se le comieran los osos. De tan amargo destino fue salvado por un joven de la capital que, buscando inspiración, pasaba por aquel pequeño pueblo. El joven se llamaba Piotr Ivanovich Tchaikovsky y, a su vuelta a Moscú, obsesionado con la melodía y las ajustadas mallas y los saltitos de los bailarines, decidió olvidar sus prejuicios de clase y publicar la obra escuchada mejorando sensiblemente el título, que pasó a ser “El lago de los cisnes“.

La carrera de Tchaikovsky despegó. Todos los años se acercaba al pequeño pueblo de… bueno, el pueblecito de Tchaikivsky, para recabar la inspiración que tanto necesitaba. Las obras de su amigo eran buenas, pero sus títulos eran, cuando menos, poco afortunados. Así, la onírica historia de una niña que recibe un muñeco de regalo, que resulta ser un príncipe que le lleva a un país mágico recibió el banal nombre de “La prensa para ajos“. Piotr Ivanovich, de regreso a la civilización, lo rebautizó como “El cascanueces“, en la misma línea pero con más glamour. De la misma forma, “La linda moza que roncaba” se convirtió en “La bella durmiente“, y la “Extravagancia eslovaca” se estrenó como el “Capriccio italiano“.

La única idea que surgió realmente de Tchaikovsky fue la de incluir cañones de verdad en la obertura de 1812. Desafortunadamente, tan esclarecedoras revelaciones no pueden ser probadas fehacientemente dado que los originales textos de Tchaikivsky se han perdido. De hecho, he sido yo quien los perdió. Juraría que los tenía por aquí, igual me los he dejado en el metro. Si alguien los encuentra, son unos papeles viejos, en ruso y con notas musicales, favor de dejar un comentario, ¿eih?

9 respuestas a Tchaikivsky

  1. Madam Beus dice:

    ¡¡Pero cómo se te ocurre perderlos, alma de Dios!!

  2. webjinni dice:

    Despistado que es uno… pero, bueno, confío en la amplia difusión de este blog para ver si los recupero. Si no, los del Smithsonian me van a matar… ¡miau!

  3. Erynus dice:

    Ah, lo tengo yo… Ya decia que era un COBOL muy raro.
    Lo he compilado y sale el FSM bailando la macarena.

  4. webjinni dice:

    ¡Va a ser eso, entonces, eh! ¡Jo, qué suerte he tenido!😉 ¿Dónde los encontraste?

  5. webjinni dice:

    (Seré curioso: ¿¡COBOL!? Lo del FSM me parece hasta normal…)😛

  6. Erynus dice:

    Perdon, queria decir Kobold😄

  7. Madam Beus dice:

    La parte de los cañones mola mazo xD
    Se suele hacer con grabación de cañones o dándole a lo bestia a un bombo, pero creo recordar que en unos Proms de la bbc de londres (si no conoces ese festival, ya lo estás buscando) lo hicieron una vez con cañones de verdad.

  8. webjinni dice:

    Calvin se desilusionó mucho cuando le dijeron que no disparaban contra el público…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: