Guía de Personajes Ilustres Justamente Olvidados

by MeiMiao

Yvi está escribiendo una guía a las biografías de aquellos individuos imaginarios a los que la historia ha dejado en el olvido por alguna buena razón, también conocidos como personajes ilustres justamente olvidados (PIJO). Comenzamos la exposición con…

Robert Champignon, conde de Jussieu

De todos es conocida la fascinación que la Sublime Puerta ejerció sobre los intelectuales franceses en el siglo XVIII. Robert Champignon, quinto conde de Jussieu, viajó a Estambul como parte de la legación diplomática enviada por Luis XVI, y en sus viajes llegó hasta Persia, donde trabó contacto con los dirigentes safávidas.

Desconocemos qué trabajos llevó a cabo el conde en las ciudades orientales, pero a su vuelta a París pudo deslumbrar a la haute societé en público con sus telas preciosas, animales exóticos y fuegos de artificio. En privado, la fascinación que ejerció fue aún mayor.

Tras una intensa sesión amatoria con la duquesa de Genou, el conde vino a notar que de su miembro había salido un líquido más fluido de lo habitual, de un color rojo brillante. Asustado ante lo que creía
podía ser su retirada del mundo del erotismo, quizás de la vida, dio en oler el líquido, para llegar a la conclusión de que se trataba de un Borgoña de buena cosecha. Los conocimientos enológicos del conde
eran aún rudimentarios, de manera que no pudo establecer el año de la misma.

Intrigado, al día siguiente acometió el experimento en la soledad de su cámara, manteniendo en su recuerdo a la duquesa. El resultado fue interestante: no fue Borgoña lo que obtuvo, sino el fluido normal en
tales contingencias, pero tenía un cierto matiz en el color y en el aroma que recordaban a aquel vino.

La noche siguiente fue recibido en sus aposentos por la marquesa de Roccasecca, la cual también sucumbió a sus encantos. El placer que obtuvo fue notable, y tras el mismo observó con estupor cómo un
líquido sobremanera denso era lo que salía de su miembro viril. Un rápido examen de su color y su aroma le identificaron como limoncello. Esta vez su pareja, en lugar de aterrorizarse, rió con ganas y le instó a una segunda emisión. El conde, menos preocupado que la primera vez, quizás más intrigado, consintió en llevar a cabo el experimento. La condesa pudo dar fe, una vez concluido el mismo, que era limoncello de la mejor calidad, como sólo recordaba haberlo probado de joven, cuando los tiempos eran mejores…

Con la baronesa del Trebejo fue un delicioso brandy, y con la princesa imperial Ninotchka, un vodka a la miel digno del mismísimo Pedro el Grande. Pero el conde no sólo seducía a mujeres de alta sociedad. La
doncella [sic] de la marquesa de Roccasecca obtuvo una grappa de alta graduación, mientras que una rubicunda bávara que tomó a su servicio (en principio para otros menesteres) extrajo una maravillosa cerveza de trigo.

Todas estas hazañas y portentos nos llegaron en virtud a unas memorias detalladas que escribió el mismo conde de Jussieu, que desgraciadamente se han perdido. De hecho, ha sido el autor de estas líneas el que las perdió, esta misma mañana cuando volvía a casa en el metro. Se ruega a quien las encuentre, las envíe a la dirección suprascripta.

La historia del aristócrata francés tiene un horrible final. Los visitantes del Musée des Choses Étranges de Soissons pueden observar con estupor una guillotina cuya abertura para el cuello no medirá más de tres pulgadas. Los guías, normalmente tan desinformados, explican al visitante que Marat, en su delirio, consideró que los ratones del Château de Beausouris eran contrarrevolucionarios y los mandó ejecutar. La verdad es mucho más dolorosa. Fue Marat, en efecto, quien mandó construir la pequeña guillotina, pero fue para extirpar limpiamente el miembro viril de nuestro conde, que se mantuvo en un cubo durante años, hasta que Napoleón lo vio en una visita rutinaria y, enterado de la historia, lo envió a París a la École Polytechnique para que fuera analizado. La respuesta de los científicos fue clara: “Sire, se ha podrido”.

2 respuestas a Guía de Personajes Ilustres Justamente Olvidados

  1. noema dice:

    ¿nunca hizo el experimento de dedicarse a actividades sodomitas a ver que salia? me suena que en su casa trabajo un joven cochero al que no hacia muchos ascos, ¿que se obtuvo si se hizo el experimento? ¿que se preveia que obtuviese?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: